PERJUICIOS DE LA GLOBALIZACIÓN. LOS EFECTOS PERJUDICIALES DE LA GLOBALIZACIÓN PARA LOS TRABAJADORES

 
 

PARTE II LOS PERJUICIOS DE LA GLOBALIZACIÓN.

EFECTOS PERJUDICIALES DE LA GLOBALIZACIÓN PARA LOS TRABAJADORES 

En el presente epígrafe examinaremos estos efectos perjudiciales agrupándolos en cuatro temas fundamentales:

1.-Problemas de adaptación al cambio económico.

2.-Problemas relacionados con los salarios y el empleo.

3.-Problemas relacionados con los sindicatos; y

4.-Problemas referentes al aumento de las desigualdades.

 

1.-La Globalización y la adaptación al cambio económico

Como hemos visto, el principal efecto positivo de la Globalización consiste en promover, al mismo tiempo, el desarrollo de los países subdesarrollados y el crecimiento económico de los países desarrollados.

Pero tanto el desarrollo económico de los países pobres, como el crecimiento económico a largo plazo de los países ricos son “procesos de destrucción creadora”, un concepto económico introducido y popularizado por Schumpeter, un economista que lo aplicó al proceso por el cual el Capitalismo ha generado periódicamente revoluciones tecnológicas que han introducido cambios sustanciales en el funcionamiento de las economías, aumentando extraordinariamente su productividad en general y la productividad del trabajo en particular, a base de:

–Incorporar a la producción toda clase de procedimientos nuevos, que capaciten a las empresas para producir mejor y/o más barato.

–Incorporar a la producción productos nuevos o mejoras de los existentes que permitan satisfacer necesidades que no estaban atendidas, o satisfacer mejor las que ya se atendían.

–Facilitar el acceso de los consumidores a la mayor cantidad de oferentes posibles entre los que puedan elegir, abriendo las economías a la competencia internacional.

…………………………………………………………………………………………………………………………………

MICHAEL MANDELBAUM: The ideas that conquered the world (N.Y: Public Affairs 2002)

(p. 300-1) Schumpeter vio el crecimiento económico como un “proceso de destrucción creadora”, un proceso que, por su propia naturaleza, creaba y destruía ^ que creaba por medio de la destrucción. El crecimiento económico depende principalmente de la productividad y los aumentos de la productividad implican hacer las cosas de forma diferente: hacer cosas nuevas, o hacer las mismas cosas de otro modo ^ La esencia de la productividad es el cambio ^ (Nota de la autora: La traducción es mía)

……………………………………………………………………………………………………………………………….    

Y Schumpeter constató también que este proceso de destrucción creadora se produce a saltos, empujado por unas “olas de innovación” características de las economías capitalistas, verdaderas “revoluciones” que, con el tiempo, llegan a cambiar las instituciones sociales y económicas y la mentalidad del ciudadano medio. Estos saltos del crecimiento económico a largo plazo, que se han denominado Revoluciones Tecnológicas, se han venido dando durante toda la historia del Capitalismo. Schumpeter estudió la dinámica de las economías capitalistas siguiendo el camino abierto por el economista ruso Kondratieff, el cual afirmaba que, aproximadamente cada cincuenta años aparece una nueva “ola tecnológica” (el “ciclo largo de Kondratieff”) que revoluciona los métodos de producción y que propicia:

–Por un lado, la decadencia de las industrias que eran “industrias-punta” en el período anterior y que se convierten en “industrias maduras” que ya no pueden seguir siendo las impulsoras del crecimiento como lo habían sido en el pasado. Así observamos que las industrias que impulsaron la larga expansión económica de la post-guerra de la Segunda Guerra Mundial en los países industrializados (automóviles, acero, caucho, aparatos eléctricos, electrodomésticos, teléfono, petróleo …) entraron en crisis a partir de la década de los setenta, con lo que dejaron de ser fuente importante de nuevos empleos y entraron en una época de reestructuraciones y ajustes de plantilla. 

–Por otro lado, las revoluciones tecnológicas colocan en el centro de la escena del crecimiento económico a un conjunto de industrias nuevas que nacen a impulsos de las nuevas tecnologías y que eventualmente serán importante fuente de nuevos empleos. Son actualmente las industrias del sector de “alta tecnología” (telecomunicaciones, informática) nacidas a impulsos de la Revolución de la Información actualmente en marcha.          

Pues bien, para que este proceso de destrucción creadora pueda rendir su efectos beneficiosos, requiere un proceso de adaptación, es decir, requiere de trabajadores y empresarios la capacidad:

–tanto de prescindir de lo antiguo, es decir, abandonar las inversiones, empresas, sectores, industrias, puestos de trabajo, especializaciones, que tuvieron importancia en el pasado, pero que la actual Revolución de la Información ha convertido en obsoletas;

–como de adoptar y promover lo nuevo, es decir, emplear el capital y los trabajadores expulsados de las actividades antiguas de menor productividad, en las nuevas actividades más productivas, realizando con rapidez las adaptaciones pertinentes.

Es claro, por tanto, que todo lo que dificulte o impida este proceso de adaptación implicará  una falta de flexibilidad y de capacidad de adaptación, que pondrá en peligro la obtención en la práctica de los efectos beneficiosos que la Globalización podría acarrear.

Pero desgraciadamente, es fácil hablar del necesario proceso de adaptación, pero es mucho más difícil ponerlo en práctica, ya que:

–En los países en vías de desarrollo, la adaptación al cambio económico que exige la Globalización supone un profundo cambio de mentalidad, valores, costumbres, creencias, que puede resultar difícil y hasta traumático, y que, en cualquier caso, lleva tiempo y origina resistencias.    

–En los países desarrollados, la adaptación al cambio económico requiere para los trabajadores cambios no menos profundos y traumáticos, ya que se les exige que abandonen las profesiones, industrias, sectores, domicilios, zonas geográficas, que pueden haber constituído el centro de la vida profesional y personal del trabajador y de su familia.  

————————————————————————————————————————–

DAVID BORNSTEIN: How to change the World

(Oxford University Press, 2007)

(p. 94) ^ los grandes pensadores de todos los tiempos están de acuerdo en que los grupos se resisten al cambio con todo el vigor con el que los anticuerpos atacan un virus intruso ^ en muchos casos en los que se producen resistencias a cambios institucionales potencialmente beneficiosos ^ la resistencia proviene de un grupo que percibe que el cambio en cuestión amenaza su poder, su prestigio, su posición ^ su identidad, sus creencias ^

(Nota de la autora: La traducción es mía)

—————————————————————————————————————————-

Además, así como los problemas de adaptación al cambio económico han existido siempre en la evolución histórica de las economías de mercado, el proceso de globalización en marcha en la economía mundial está extendiendo y acelerando el ritmo del cambio económico de una forma hasta ahora desconocida, lo que dificulta aún más una adaptación ya de por sí difícil.

2.-La Globalización, los salarios y el empleo

Este es uno de los terrenos en los que el movimiento anti-globalización pone más énfasis, ya que está muy generalizada la opinión de que la globalización perjudica a los trabajadores obligándoles a competir entre sí por los puestos de trabajo existentes y forzándoles a aceptar salarios menores y condiciones de trabajo peores. Y se argumenta que la globalización perjudica tanto a los trabajadores de los países pobres como a los de los países ricos, ya que:

Se argumenta que la globalización empeora las condiciones de trabajo y empleo en los países pobres puesto que:

–enfrenta a una abundante mano de obra (en general poco instruída, no sindicada y sin medios para defender sus derechos), con unas multinacionales ricas y poderosas (tanto en el terreno económico como en el político) que pueden imponerles los niveles salariales y las condiciones de trabajo que más les convienen, y aumentar así sus beneficios a costa de una despiadada explotación de los trabajadores que en los países ricos ya no se les permite;

–la globalización y la influencia política de los países ricos que las respaldan a nivel internacional, impiden que en los países pobres surjan movimientos sindicales como los vigentes en los países desarrollados, que son los que podrían servir de contrapoder en defensa de los intereses de los trabajadores;

–y la consecuencia de todo ello es: salarios de hambre, explotación del trabajo de mujeres y niños, obstáculos a la defensa colectiva de los intereses de los trabajadores. 

Esta es una línea de argumentación que comprende y comparte una gran mayoría de la opinión pública, tanto de los países desarrollados como de los subdesarrollados. Y, sin negar la parte de verdad que pueda haber en ello, no podemos menos de matizarla con las observaciones siguientes:

–En primer lugar, hay que tener en cuenta que los trabajadores de los países pobres que aceptan empleos en las multinacionales extranjeras o en las empresas capitalistas nacionales que la globalización trae consigo, los aceptan voluntariamente, es decir, que a nadie se obliga a trabajar para ninguna empresa ni a aceptar ningún tipo de condiciones de trabajo. Y si esto es así, parece obvio que si los trabajadores aceptan esos salarios y esas condiciones de trabajo (que a los trabajadores de los países desarrollados les parecen inaceptables), y si buscan activamente esos empleos para los que generalmente hay exceso de demanda, tiene que ser porque ellos creen que mejoran los salarios y las condiciones de trabajo de la economía precapitalista de la que proceden.  

–En segundo lugar, conviene destacar también que los críticos de la globalización parecen suponer que la alternativa a que se enfrentan los trabajadores de los países pobres es la de aceptar una explotación impuesta, o luchar contra ella y conseguir unos salarios y condiciones de trabajo similares a los de los trabajadores de los países desarrollados. Pero esto no es cierto: la alternativa a la que se enfrentan estos trabajadores es la de aceptar el empleo que la globalización les ofrece, o quedarse en su situación anterior en la economía tradicional de su país. Y como decía Jeffrey Sachs en la cita de la página 5 anterior:

“Algunas voces críticas ^ argumentan que estas fábricas de Dhaka debían pagar salarios mucho más altos o cerrar, pero el cierre ^ significaría ^ la vuelta a la miseria rural”.

–Y en tercer lugar, lo fundamental al respecto es que, por el momento, no conocemos ninguna vía que asegure el desarrollo de los países subdesarrollados como lo hace la entrada de capital extranjero y de multinacionales, que parece afirmarse como la única vía de que estos países disponen en la práctica para salir del subdesarrollo y, con el tiempo, elevar sus niveles de vida.  En efecto:

*Por un lado, en nuestra experiencia de las últimas décadas, todas las economías que han conseguido pasar de economías subdesarrolladas a economías en vías de desarrollo, y todas las economías en vías de desarrollo que han conseguido acelerar su ritmo de crecimiento, lo ha hecho por esta vía, dando facilidades a la entrada de capital extranjero y empresas multinacionales que les aportan el progreso técnico y organizativo que luego pueden aprovechar las empresas nacionales que se irán creando a medida que la economía se desarrolla.

*Y por otro lado, aunque es cierto que los niveles salariales y las condiciones de trabajo en los inicios del proceso son muy desfavorables en relación con los vigentes en los países desarrollados, también es cierto que se observa claramente una tendencia a su mejora, y que, a medida que la economía se desarrolla, estos diferenciales van disminuyendo.     

Y se argumenta que la Globalización empeora también las condiciones de trabajo y empleo de los trabajadores de los países ricos, a través de las siguientes vías:

1)En primer lugar, la Globalización acelera el proceso de cambio económico a largo plazo que exige cambios en la estructura del empleo que    pueden ser muy perjudiciales para ciertos grupos de trabajadores de los países desarrollados, que ven cómo los sectores productivos maduros en los que han trabajado toda la vida  se estancan o desaparecen, y cómo las zonas geográficas en las que han desarrollado toda su vida laboral se convierten en zonas deprimidas que ya no les ofrecen oportunidades de ganarse la vida y de las que se ven empujados a emigrar.

Estos cambios no son fáciles de aceptar ni de asimilar con rapidez, porque pueden requerir cambios en la especialización profesional de los trabajadores, así como una gran movilidad geográfica que implique cambios muy profundos de status social y de poder político: reducciones salariales y pérdida de empleo en sectores anteriormente prestigiosos, y obligación para los trabajadores de estos sectores en decadencia a “volver a la escuela” para reciclarse en nuevas especializaciones, junto con el desarraigo que supone la búsqueda de nuevo empleo en sectores que no conocen y quizá en zonas geográficas distintas de aquellas en las que siempre han vivido.

Y cuando el proceso de globalización supone cambios muy profundos y rápidos que modifican en poco tiempo las coordenadas entre las que los trabajadores están acostumbrados a moverse, generan en ellos una sensación de inseguridad, de que uno ha perdido el control de la propia vida, y de que algo tan esencial como el empleo o el paro están ahora gobernados por fuerzas impersonales, desconocidas, amenazantes. Resulta lógico en este sentido, que los trabajadores y sus organizaciones sindicales traten de resistirse todo lo que puedan a estos cambios vertiginosos que se les imponen y amenazan con dislocar sus vidas.

   ………………………………………………………………………………………………………………………………

THOMAS L. FRIEDMAN: The World is Flat 

(Farrar, Straus & Giroux, 2005)

(p. 46) ^ Si las perspectivas de la creciente globalización ^ le hacen sentirse inquieto respecto del futuro, piense que ni está usted equivocado, ni es usted el único que se siente así. Siempre que la civilización ha pasado por una de estas revoluciones tecnológicas ^ el mundo entero ha cambiado de manera profunda. Pero hay algo que hace que la revolución tecnológica actualmente en marcha sea cualitativamente diferente de otros episodios de cambio profundo: la velocidad a la  está teniendo lugar. La introducción de la imprenta se produjo durante un período de décadas y durante mucho tiempo afectó sólo a una pequeña parte del planeta. Lo mismo puede decirse de la Revolución Industrial. El proceso actual de globalización se está produciendo a una velocidad mucho mayor y está afectando a mucha más gente ^ Y cuando mayor es la rapidez y la amplitud del proceso de transición a la nueva era, mayor es su potencial de dislocación ^ La experiencia de las empresas de alta tecnología que han fracasado al navegar a través de los rápidos cambios que se han producido en los mercados ^ puede constituír una advertencia para todas las empresas, instituciones y naciones, que han de enfrentarse a estos cambios inevitables, incluso predecibles, pero que carecen de la capacidad de liderazgo, de la flexibilidad y la imaginación necesarias para adaptarse; y ello, no porque no cuenten con inteligencia suficiente o porque no sean conscientes de los problemas, sino porque la velocidad del cambio simplemente les sobrepasa.   (Nota de la autora: La traducción es mía)

…………………………………………………………………………………………………………………………………

2)En segundo lugar, una característica específica del cambio económico actualmente en marcha, que se ve acelerado por el proceso de globalización, es que está generando la eliminación de gran cantidad de puestos de trabajo no-especializados o de baja especialización, así como de especializaciones que quedan obsoletas, y que son sustituídos por un creciente número de puestos de trabajo muy especializados y de alta tecnología que exigen del trabajador muchos más conocimientos y formación profesional. En este sentido, una gran cantidad de trabajadores de los países desarrollados (los poco especializados o los que tienen especializaciones obsoletas) se ven enormemente perjudicados por la Globalización, ya que los tres fenómenos que la acompañan: la Emigración, la Deslocalización y la Externalización suponen una competencia insoportable para los trabajadores de baja especialización de los países desarrollados, que ven cómo trabajadores extranjeros de conocimientos técnicos y productividad semejante a la suya, están dispuestos a trabajar por salarios mucho menores y peores condiciones de trabajo.

En consecuencia, si los trabajadores de los países desarrollados que han sido desalojados de empleos de baja especialización quieren conservar sus niveles de vida, sus remuneraciones y sus condiciones de trabajo, tendrán que ser capaces de acceder a empleos de mayor especialización y productividad que estén fuera del alcance de la competencia de los trabajadores de otros países menos desarrollados. Esto significa que los trabajadores de la Era de la Información tendrán que estar dispuestos a un continuo reciclaje y no podrán seguir considerando sus puestos de trabajo como colocaciones “de por vida”.

…………………………………………………………………………………………………………………………..

JULIO SEGURA: “El futuro del empleo en nuestras economías”

                  (Anales de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, nº 72, 1995)

(p. 17) ^ El cambio técnico ha traído consigo otro efecto de importancia difícil de exagerar: la rápida obsolescencia de los conocimientos profesionales ^ Un trabajador que inicie su actividad laboral hoy día, tendrá que reciclarse profesionalmente no menos de tres veces a lo largo de su vida activa. Este es un fenómeno crucial ^

    ………………………………………………………………………………………………………………………………

3)La tercera vía por la que la Globalización puede tener efectos perjudiciales para los trabajadores de los países desarrollados es que tanto la deslocalización de empresas como la externalización de tareas suponen una pérdida inmediata de empleo para los países con salarios altos y movimientos sindicales fuertes, ya que durante el difícil período de adaptación, que generalmente no se mide en meses sino en años, puede muy bien ocurrir:

–que el empleo que se está destruyendo en las industrias maduras en decadencia sea mayor que el empleo que las nuevas industrias son capaces de crear;

–o que los empleos que las nuevas industrias crean no sean accesibles a los trabajadores que quedaron parados en las industrias antiguas;

–o que para que los nuevos empleos les sean accesibles, los trabajadores que han perdido su empleo tengan que pasar por difíciles procesos de reciclaje.

………………………………………………………………………………………………………………………………….

TOM WOLFE: I am Charlotte Simmons (Farrar, Straus, and Giroux, 2004)

(p. 75)   –¿En qué trabajas, Billy?

–¿Yo? Bueno, cuido de la casa de unos veraneantes ^ Antes manejaba una máquina cortadora ^ en una fábrica ^ que se trasladó a Méjico. Quizá tú entiendas de estas cosas más que yo, Jeff, eso de que uno está todo el día oyendo por la tele que esa “globalización” que le llaman es buena para nosotros los americanos ^ eso es lo que nos dicen todo el tiempo. Pero te diré que, por lo que yo sé, no es especialmente buena para ti si vives en Alleghany County en Carolina del Norte. Perdimos tres fábricas que se fueron a Méjico ^ y levantaron una nueva ^ Eso, para mí, es: Méjico 3; Alleghany County 1 ^ .  (Nota de la autora: La traducción es mía)     

………………………………………………………………………………………………………………………………..

THOMAS L. FRIEDMAN: The World is Flat  (Farrar, Straus & Giroux, 2005)

(Extracto de una conversación del autor con Jaithirth Rao, un empresario indio cuya empresa cuenta con un equipo de contables especializados en la realización de todo tipo de trabajo burocrático rutinario para empresas norteamericanas).    

(p. 13-16) ^ Estaba intrigado por saber hasta qué punto se estaba avanzando en este fenómeno de la externalización de servicios, y Rao me explicó:

–Estamos haciendo muchas declaraciones de renta ^ En 2003, se hicieron en India unas 25.000 declaraciones de renta de ciudadanos norteamericanos. En 2004, se hicieron 100.000, y se espera llegar a las 400.000 en 2005 ^

–Así que el mensaje para los americanos es ^ que no dejen que sus hijos se hagan contables ¿no?– pregunté.

–No realmente — contestó Rao — lo que nosotros hemos hecho es tomar el trabajo pesado y aburrido. ¿Sabe usted lo que se necesita para preparar una declaración de renta? Muy poco trabajo creativo. Eso es lo que se trasladará fuera del país.

–¿Qué es lo que se quedará en América?

– ^ el diseño de estrategias creativas complejas ^ para clientes importantes ^ Esto es lo que parece que será el futuro ^ sea cual sea su profesión (médico, abogado, arquitecto, contable), si es usted americano, mejor será que se especialice y sea bueno en su especialización, porque cualquier cosa que pueda digitalizarse podrá externalizarse hacia el productor más eficiente, o el más barato, o ambas cosas — concluyó Rao — ^ .

–Pero, ¿qué ocurre si yo soy simplemente un contable de tipo medio? ^ Si trabajo para una gran empresa de gestoría, hago trabajo rutinario y raramente contacto con los clientes; pero tengo un nivel de vida decente y la empresa está básicamente satisfecha conmigo. ¿Qué me ocurrirá en este nuevo sistema?

–Es una buena pregunta – contestó Rao – debemos tratar de contestarla sinceramente. Estamos en medio de un gran cambio tecnológico, y cuando uno vive en una sociedad que está en la punta de lanza de ese cambio (como ocurre en América), es difícil predecir qué pasará. Es más fácil predecir para alguien que viva en la India: en diez años estaremos haciendo una gran cantidad del trabajo que hoy se hace en América ^ Nosotros vamos detrás de ustedes ^ que son los que están definiendo el futuro. América está siempre al borde de iniciar la siguiente ola de innovación creadora ^ así que ^ a ese contable ^ debemos ser sinceros y decirle que toda actividad que pueda ser digitalizada y descompuesta en una cadena de tareas sencillas ^ se externalizará ^ .

 (Nota de la autora: La traducción y los subrayados son míos).

………………………………………………………………………………………………………………………………….

Así pues, en un horizonte temporal suficientemente amplio, es de esperar que la plena adaptación al cambio económico acabe creando en los países desarrollados, suficientes puestos de trabajo nuevos para compensar con creces la pérdida de puestos de trabajo antiguos, y esto es lo que ha ocurrido, de hecho, en los países punteros que llevan el liderazgo del progreso técnico y de la Globalización.

Pero lo que es cierto para la economía en su conjunto y en un horizonte temporal suficientemente amplio, no lo es necesariamente para los individuos concretos y en el horizonte temporal de la vida laboral de un trabajador. Y así, es probable que no sea fácil cubrir los nuevos puestos de trabajo que se creen, con los trabajadores desplazados por el propio proceso de cambio económico, porque muchos de los trabajadores desplazados no sean capaces de acceder a los nuevos puestos de trabajo más especializados.

…………………………………………………………………………………………………………………………

  MICHAEL MANDELBAUM: The ideas that conquered the world ( Public Affairs 2002)

(`p. 301) ^ El mecanismo a través del cual el Mercado genera crecimiento a largo plazo se suele explicar más o menos así ^ en los libros de texto de Economía: (Si la industria siderúrgica entra en crisis por ser una industria madura) muchos de los trabajadores de la industria siderúrgica perderán su empleo. Quedará así libre un cierto volumen de trabajo que podrá ahora dedicarse a usos más eficientes y más rentables. En teoría, el trabajador de la siderurgia que se ha quedado sin empleo, deja a un lado sus herramientas, se quita su ropa de trabajo de obrero y se cambia al traje y corbata del empleado, atraviesa la calle hasta un edificio de oficinas de reciente construcción, y ocupa allí ante el ordenador uno de los puestos de trabajo disponibles como programador.

La historia es cierta hasta cierto punto y a largo plazo tiene un final feliz, ya que bajo las presiones del Mercado, el sector siderúrgico se contrae de hecho, y las empresas de programación se expanden, haciendo que tanto los productos siderúrgicos como los programas de ordenador resulten más baratos para los consumidores de todo el mundo. La sociedad se ha beneficiado, los consumidores son los ganadores.

Pero dentro de esta historia feliz hay un aspecto desgraciado: los desempleados de la industria siderúrgica son los perdedores. Pocos de ellos, o ninguno, serán empleados como programadores de ordenadores, muchos tendrán que aceptar empleos con remuneración menor que la del empleo que han perdido, y algunos no encontrarán un nuevo empleo ^ (Nota de la autora: La traducción es mía)

………………………………………………………………………………………………………………………………..

RICHARD LIPSEY: Positive Economics   (Weidenfeld and Nicolson 1963)

(p. 807-8) ^ Si una economía está creciendo, también está cambiando. La innovación deja obsoletas las máquinas ^ y también deja parcialmente obsoleta a la gente. Una tasa de crecimiento rápida requiere ajustes rápidos, y esto puede causar mucho sufrimiento a los individuos afectados. La disminución del número de empleos no-especializados empeora la suerte del trabajador poco especializado ^ puede muy bien ocurrir que no sea capaz de encontrar otro empleo. Por muy bien equipado profesionalmente que uno esté a los veinticinco años, lo probable es que en otros veinticinco años se encuentre parcialmente obsoleto. Muchas habilidades y especializaciones son superadas y ya no hay demanda para ellas ^ Así surge el Desempleo Estructural ^    (Nota de la autora: La traducción es mía)

    ………………………………………………………………………………………………………………………………

4)La cuarta fuente de efectos de la Globalización que pueden resultar perjudiciales para los trabajadores, es que es posible que para muchos trabajadores el proceso de adaptación no se complete ni siquiera a largo plazo. En efecto:

–los trabajadores a quienes la dislocación del cambio les llegue en la madurez cuando ya han perdido el empuje y vitalidad de la juventud;

–o que han trabajado siempre en puestos de trabajo no-especializados y carecen de la formación básica que les permita reciclarse;

–o que tienen obligaciones familiares que les impiden la movilidad geográfica;

–o que participan de una cultura de sindicalismo de enfrentamiento y lucha, que les lleva a considerar como un derecho adquirido el vivir del seguro de desempleo o acceder a la jubilación anticipada, sin necesidad de hacer el esfuerzo de reciclarse,

quedarán todos ellos atrapados en la dislocación que genera la Globalización, y abocados al Desempleo Estructural sin posibilidad de salida satisfactoria.

………………………………………………………………………………………………………………………………

THOMAS L. FRIEDMAN: The Lexus and the Olive Tree  (Anchor Books 2000)

(p. 331-2) ^ Toda una generación de gentes que, en todo el mundo, se sienten hoy amenazadas ^ porque temen que ellos simplemente carecen de la formación, la habilidad, o la energía, para tener éxito en el Mundo Nuevo ^ Yo les llamo “las tortugas” ^ Por desgracia, no todos estamos equipados para movernos y cambiar con los tiempos. Hay mucha gente en este mundo tratando desesperadamente de evitar convertirse en una víctima atropellada en la carrera del cambio ^ se sienten amenazados, y muchas veces no porque no tengan empleo, sino porque ven que los empleos que tienen se están transformando rápidamente, que el cambio económico los está desprestigiando y convirtiendo en obsoletos ^

Una canción de un musical de Broadway sobre la vida de Henry Ford dice:

even people who ain’t too clever            (incluso la gente que no es muy lista)

can learn to tighten a nut forever         (puede aprender a apretar una tuerca sin parar) 

attach one pedal or pull one lever           (a apretar un pedal o tirar de una palanca)

Pues bien, hoy la gente que no es muy lista no puede aprender a hacer microchips ^ los buenos empleos requieren mucha formación profesional  ^ En los años sesenta (en Estados Unidos) ^ se podía conseguir un buen empleo en la siderurgia con la enseñanza media o menos, y ganar un salario decente ^ Hoy en día, para la mayor parte de los buenos empleos ^ nadie puede conseguir ni siquiera una entrevista de trabajo, sin tener un título universitario. Tortugas abstenerse.

(p. 333) ^ A medida que progresa el cambio económico, sustituyendo muchos puestos de trabajo manuales y repetitivos por máquinas, y exigiendo más formación para los puestos de trabajo que quedan, el número de buenos empleos disponibles para las tortugas va disminuyendo cada vez más ^      (Nota de la autora: La traducción es mía)

    ………………………………………………………………………………………………………………………………..

5) Y en quinto lugar, los trabajadores de los países desarrollados pueden sentirse perjudicados por la Globalización porque, aunque la Globalización genera beneficiados y perjudicados y está demostrado que, a la larga, son más los beneficios que los perjuicios que trae consigo, lo cierto es que, de inmediato, la parte de destrucción  resulta mucho más visible que la de creacióN. Esto hace que, como muchas veces ocurre en los países desarrollados, los intereses de los perjudicados por la Globalización parezcan mucho más defendibles y tengan muchas más posibilidades de prevalecer que los de los beneficiados, ya que:

–Por un lado, los beneficiados del cambio económico a largo plazo somos todos, es toda la población de consumidores que podrán consumir en el futuro productos con una relación calidad-precio mejorada. Por tanto, los beneficiados son una masa dispersa, no organizada, que, individualmente, no perciben con claridad la relación causa-efecto que les beneficia. Y concretamente, los trabajadores que se consideran perjudicados por la Globalización no suelen percibir cuánto les beneficia esta como consumidores.     

–En cambio, los perjudicados por el cambio económico a largo plazo, y más concretamente los trabajadores y sindicatos de los sectores productivos en decadencia, son grupos concretos, organizados, acostumbrados por la práctica de la negociación colectiva al activismo político, y que perciben de inmediato y muy claramente los perjuicios que sufren.   

En estas condiciones, no es de extrañar que las resistencias de los perjudicados por el proceso de destrucción creadora tengan un gran peso político y grandes posibilidades de prevalecer durante un período que puede ser largo.

………………………………………………………………………………………………………………………………….

    MICHAEL MANDELBAUM: The ideas that conquered the world (N.Y.: Public Affairs 2002)

(p. 340-1) ^ El crecimiento económico a largo plazo es un proceso de destrucción creadora y aquellos a los que la destrucción afecta negativamente tienden a impedirlo ^ El crecimiento significa avances de la productividad ^ son muchos más los beneficiados que los perjudicados. Pero para cada uno de los muchos beneficiados los beneficios son modestos ^ difusos ^ las pérdidas por el contrario, están concentradas ^ Los perjudicados son muy conscientes de lo que han perdido, mientras que los ganadores no se dan cuenta, en general, de lo que han ganado. Los beneficiarios tienen, por tanto, pocos incentivos para organizarse en defensa del cambio ^ y los perdedores tienen poderosos incentivos para organizarse en oposición ^  (Nota de la autora: La traducción es mía)

     …………………………………………………………………………………………………………………………………

3.-La Globalización y el Movimiento Sindical

Otro de los inconvenientes del proceso de globalización para los trabajadores en el que suele basarse una gran parte de las actitudes anti-globalización, es que la Globalización perjudica claramente a los sindicatos y al movimiento sindical tradicional de los países desarrollados. En efecto, la expansión de la Globalización ha resultado catastrófica para las organizaciones sindicales de los países desarrollados en los siguientes aspectos:

1)En primer lugar, tanto el prestigio de los sindicatos como su poder político y su capacidad de influencia social, ha dependido siempre, en los países desarrollados, de su decisiva participación en la regulación de los mercados de trabajo a favor de lo que ellos consideran los intereses de los trabajadores. En este sentido, el proceso de globalización implica unas dificultades crecientes para el control burocrático de los mercados de trabajo. En efecto, la regulación de los mercados de trabajo que los sindicatos propician, resulta menos posible:

–cuando las empresas han de competir en calidad y precio en los mercados internacionales;

–cuando las empresas nacionales pueden cambiar su localización o externalizar tareas si la acción sindical y las regulaciones del mercado de trabajo les presionan demasiado; y

–cuando cada vez más economistas y políticos están en contra de muchas de las regulaciones que defienden los sindicatos, al constatar que estas introducen rigideces en los mercados de trabajo que van en contra de la eficiencia y competitividad de toda la economía (y por tanto, de los niveles de vida de toda la población). Y si los sindicatos consideran esas regulaciones esenciales para la defensa de los intereses de los trabajadores, no es de extrañar que el triunfo de la Globalización cree entre trabajadores y sindicalistas la sensación de que la Globalización les está “robando” la mayoría de las conquistas sociales logradas por los sindicatos en el pasado.

    ………………………………………………………………………………………………………………………………

THOMAS L. FRIEDMAN: The Lexus and the Olive Tree   (Anchor Books 2000)

(p. 338) ^ Como todas las revoluciones, la Globalización implica un cambio de poder de un grupo a otro. En la mayoría de los países, implica un cambio de poder desde el Estado y la burocracia hacia el sector privado y los empresarios. A medida que esto ocurre, todos aquellos que detentaban un estatus y una posición social por pertenecer a la burocracia ^ o a un sistema económico altamente regulado o protegido, pueden convertirse en perdedores ^ Esto incluye ^ a los grandes sindicatos nacionales que conseguían año tras año jornadas laborales más cortas junto con aumentos salariales ^ a los trabajadores de las empresas públicas que mantenían sus privilegios aunque sus empresas tuvieran pérdidas ^ y a todos aquellos que se cobijaban bajo el ala del Estado para protegerse de la competencia de los mercados globales ^ Esto explica por qué en algunos países la reacción más furibunda en contra de la Globalización proviene, no de los segmentos más pobres de la población, sino de “los venidos a menos” de las clases medias y la clase baja ^ que se sienten atacados ^ a medida que ven derrumbarse a su alrededor los muros de protección ^

(Nota de la autora: La traducción es mía)

……………………………………………………………………………………………………………………………

2)Otro aspecto en el que el proceso de globalización perjudica a los sindicatos de los países desarrollados es que esta resulta ser, en la práctica, un ataque directo a su creciente poder político en estos países desde finales de la Segunda Guerra mundial, así como a la forma en que han ejercido dicho poder en beneficio de sus afiliados.

En efecto, la movilización colectiva de los trabajadores en defensa de sus intereses cambia radicalmente de carácter cuando dicha defensa no supone ya, como suponía antes, enfrentarse a los empresarios o al gobierno para defender los intereses de los trabajadores, sino que supone enfrentar a trabajadores y sindicatos de los países ricos (que actúan en defensa de las altas remuneraciones y buenas condiciones de trabajo que han conseguido a través de la acción sindical en el pasado), contra trabajadores y sindicatos de los países pobres, quienes mejoran su suerte al trabajar por mucho menos y en condiciones más precarias, con lo que su competencia ataca los privilegios de que aquellos disfrutan.

Y en estas condiciones, aunque no les guste, los sindicatos de los países ricos no pueden evitar que su actitud tienda a poner obstáculos a la Emigración, la Deslocalización y la Externalización que los trabajadores de los países pobres desean,  en defensa de sus privilegios, es decir, de unos niveles salariales y unas condiciones de trabajo claramente privilegiadas en relación con las vigentes en los países pobres. Y se mire como se mire, esta no parece ser una actitud muy solidaria.

    ……………………………………………………………………………………………………………………………..

WILLIAM GREIDER One World, Ready or Not   (N.Y: Touchstone 1997)

(p. 57-9) ^ En 1993, dirigentes sindicales de más de noventa sindicatos del metal de todo el mundo se reunieron en Zurich ^ una reunión más bien melancólica ^ que subrayaba cómo la globalización ^ había desmantelado un siglo de movilización colectiva de los trabajadores ^ Se destacaba ^ que la oferta de los trabajadores dispuestos a trabajar ahora para la industria mundial excede, con mucho las necesidades del mundo industrial. La esencia del poder del trabajo organizado ^ se ha basado siempre en su capacidad de limitar la oferta de trabajadores, por medio de huelgas, boycots y ocupaciones de empresas ^ Este control, que daba a los sindicatos su poder, se ha visto muy reducido por la movilidad del capital ^ La reunión de Zurich puso de manifiesto las tensiones subyacentes que dividen al movimiento obrero ^ trabajadores contra trabajadores ^ Los dirigentes de los sindicatos de los países ricos se quejaban ^ los de los países en vías de desarrollo escuchaban sin decir nada ^ Un terrible conflicto que nadie quería reconocer ^ En la practica, algunos de estos sindicatos se beneficiaban de lo que perjudicaba a otros: algunos eran ricos y poderosos en proceso de perder parte de su riqueza y poder, y otros eran pobres esperando ascender a costa, en parte, de los primeros ^   (Nota de la autora: La traducción y los subrayados son míos)

……………………………………………………………………………………………………………………………….

3)Un tercer aspecto en que la Globalización perjudica a los sindicatos y al movimiento sindical es que se trata de un proceso que tiende a aumentar la importancia en la economía de agentes económicos en los que la sindicación nunca ha tenido mucha importancia, mientras que tiende asimismo que reducir la importancia de aquellos que han sido los puntales de la acción sindical y del poder de los sindicatos. En efecto:

–Por un lado, la Emigración supone una competencia insoportable para los trabajadores no-especializados de los países desarrollados que suelen estar sindicados y constituyen el núcleo de la afiliación sindical en estos países, lo que significa una pérdida de influencia de los sindicatos ya que los emigrantes no suelen estar sindicados.

–Por otro lado, la deslocalización de empresas y la externalización de tareas suponen, a corto plazo, una pérdida de empleo muy perjudicial para los sindicatos establecidos, ya que:

*dicha pérdida de empleo afectará más a los países en los que las diferencias salariales y de condiciones de trabajo con los países pobres sean mayores, que son los países con movimientos sindicales antiguos y fuertes;

*afectará más a los trabajadores que suelen ser el núcleo central de la afiliación sindical, los trabajadores poco especializados,  mientras que los nuevos empleos que se estarán creando serán para trabajadores muy especializados, los llamados trabajadores del conocimiento (ver el trabajo del presente blog dedicado a este tema), cuya mentalidad se acerca más a la de los ejecutivos de empresa que a la del activista sindical;  

*la pérdida de empleo afectará también más a los sectores maduros que ahora están en decadencia y que, por haber sido los sectores fundamentales en el ciclo de crecimiento anterior, se han convertido en el bastión del poder de los sindicatos.

–Y por último, para que las economías de los países desarrollados sean capaces de absorber a los trabajadores que pierden sus empleos, será necesario que estos se reciclen y consigan acceder a los numerosos puestos de trabajo de alta tecnología que la transición hacia la Era de la Información está creando. Pero este necesario reciclaje supone, para los sindicatos, que desaparecen puestos de trabajo ocupados por trabajadores sindicados y se crean nuevos puestos de trabajo en empresas y sectores con poca tradición sindical.

En consecuencia, no es de extrañar que los sindicatos de los países desarrollados tiendan a adoptar actitudes de oposición al cambio económico y la Globalización, lo cual tiende a generar dos consecuencias muy perjudiciales para el sistema económico en su conjunto:

–En primer lugar, la adaptación al cambio económico y a la globalización será más difícil en las economías con mercados de trabajo en los que los sindicatos tengan fuerza, ya que en ellas trabajadores y sindicatos tenderán a adoptar una actitud de oposición y resistencia al cambio económico y la globalización, y esto quiere decir que las economías en las que los sindicatos sean fuertes estarán mal preparadas para hacer frente a la necesaria adaptación, y que esta tendrá que hacerse en contra de los sindicatos, “comprando” su colaboración en difíciles negociaciones con contrapartidas que les resulten aceptables, lo cual no es precisamente garantía de rapidez ni de éxito en el proceso de adaptación.

–En segundo lugar, la actitud de resistencia de los sindicatos al cambio económico y la globalización, contribuye a crear el mismo tipo de resistencias al cambio en la mentalidad y la psicología de los trabajadores. Esto quiere decir que trabajadores y sindicatos, en vez de estar atentos a ver “por dónde van los tiros” del cambio económico, con objeto de conseguir puestos de trabajo más productivos y mejor pagados por medio del reciclaje de sus especializaciones, tenderán a defender sus puestos de trabajo y sus especializaciones obsoletas como si fuesen derechos adquiridos que pueden y deben defender y mantener por medio de la lucha sindical.

Es decir, en la terminología que el libro de la cita siguiente ha hecho famosa en Estados Unidos, los sindicatos y trabajadores que forman parte del movimiento anti-globalización se preguntarán indignados: “¿Quién se ha llevado mi queso?” cada vez que el cambio económico amenace sus puestos de trabajo y especializaciones, en vez de preguntarse: “¿Dónde está el queso nuevo?” e ir a por él, puesto que la experiencia ha demostrado que el cambio económico y la globalización siempre acaban con algunos tipos de “queso” (puestos de trabajo y especializaciones obsoletas), pero siempre crean otros mejores para quien sepa encontrarlos (puestos de trabajo y especializaciones nuevos y de productividad más alta).

……………………………………………………………………………………………………………………………..   

SPENCER JOHNSON: ¿Quién se ha llevado mi queso?

Cómo adaptarnos a un mundo en constante cambio

(Empresa activa. Ediciones Urano, 2000)

(Contraportada) Éranse una vez dos ratoncillos y dos hombrecillos que vivían en un laberinto. Estos cuatro personajes dependían del queso para alimentarse y ser felices. Como habían encontrado una habitación repleta de queso, vivieron durante un tiempo muy contentos. Pero un buen día, el queso desapareció …

Esta fábula nos enseña que todo cambia y que las fórmulas que sirvieron en su momento pueden quedar obsoletas. Sus enseñanzas se aplican a todos los ámbitos de la vida: el “queso” del relato representa cualquier cosa que queramos alcanzar – la felicidad, el trabajo, el dinero, el amor – ^ 

(p. 30-39) Los ratones y los liliputienses ^ encontraron ^ el depósito de queso Q ^

–Esto es fantástico ^ aquí hay queso suficiente para toda la vida.

Los liliputienses se sentían felices; tenían la sensación de haber alcanzado el éxito y creían estar seguros ^ no tardaron en considerar que el Queso encontrado ^ era de su propiedad ^

–Nos merecemos este queso ^ tuvimos que trabajar muy duro ^ para encontrarlo.

Por su parte, los ratones ^ cada mañana llegaban temprano ^ e iban de un lado a otro en el depósito Q ^ comprobando si se había producido algún cambio ^ Hasta que una mañana, llegaron al depósito Q y descubrieron que no había queso.

Los ratones ^ habían empezado a notar que la provisión de queso disminuía ^ y se habían preparado para lo inevitable ^ La situación del depósito Q había cambiado, así que ellos decidieron cambiar también ^ Muy pronto, ya estaban en busca de Queso Nuevo ^

Los liliputienses no habían prestado atención a los pequeños cambios que se habían ido produciendo ^ así que daban por sentado que encontrarían su Queso como siempre ^

–¡Qué! ¿No hay Queso? ¿Quién se ha llevado mi queso? ¡No hay derecho! 

Y mientras que los ratones se habían puesto en marcha con rapidez, los liliputienses despotricaban y desvariaban ante la injusticia de la situación ^

(p. 70-77) ^ los ratones siguieron pensando en lo que podían ganar (el Queso Nuevo), en lugar de detenerse a pensar en lo que perdían como hacían los liliputienses ^ Continuaron recorriendo el laberinto ^ hasta que ^ encontraron Queso Nuevo en el depósito de queso N ^

(p. 79) ^ Se puede aprender a afrontar el cambio ^ hay que permanecer atentos para detectar cuándo empiezan los pequeños cambios y estar así mejor preparado para el gran cambio que puede llegar a producirse ^ Y lo más importante: siempre hay Queso Nuevo ahí fuera, tanto si uno sabe reconocerlo a tiempo, como si no.

(p. 100) ^ El cambio puede conducir ^ a un lugar nuevo y mejor, aunque en el momento en que se avecina no lo parezca y tengamos miedo ^

(p. 103) ^ Lo mejor de todo fue el haberse dado cuenta de que ahí fuera había Queso Nuevo que, simplemente, estaba esperando a que alguien lo encontrara.

………………………………………………………………………………………………………………………………         

Así pues, nuestra conclusión en este epígrafe es que, si bien la Globalización perjudica a unos grupos de trabajadores pero beneficia a otros, a quienes perjudica sin paliativos es a los sindicatos y al movimiento sindical. No es de extrañar por tanto, que los sindicatos de todo el mundo hayan tendido a formar parte del movimiento anti-globalización. Lo que no está tan claro es que, como ellos defienden, los sindicatos adopten esta actitud en defensa de los intereses de los trabajadores, ya que lo cierto es que, en las actuales circunstancias, las actitudes anti-globalización son también actitudes anti-crecimiento y anti-modernización, tanto respecto de los países desarrollados como respecto de los subdesarrollados y en vías de desarrollo.

4.-La Globalización y el aumento de las desigualdades

Otro efecto perjudicial que se alega tiene la Globalización para los trabajadores, es que genera aumentos de las desigualdades en la distribución de la renta. Y puesto que la opinión pública en general (y la de los trabajadores en particular), tiende a apreciar el valor de la igualdad y a considerar las desigualdades como males a evitar y erradicar , este efecto se considera especialmente perjudicial y suele alimentar una gran parte de las actitudes anti-globalización de trabajadores y sindicatos.

Efectivamente, los índices estadísticos de concentración en la distribución de la renta (el más usado de los cuales es el Índice de Gini) muestran con claridad que, a mediados de la década de 1970, se inició en todas las economías desarrolladas una tendencia hacia una mayor desigualdad en la distribución de la renta, y que esa tendencia se aceleró en las décadas de 1980 y 1990, en mayor medida en Estados Unidos, pero también en la mayoría de las demás economías desarrolladas .

……………………………………………………………………………………………………………………………….

ALAN GREENSPAN: The Age of Turbulence   (ALLEN LANE de PENGUIN, 2007)

(p. 392) A pesar de unos impresionantes cinco años de crecimiento económico por encima de la media que redujo la tasa de desempleo bien por debajo del 5 por ciento, la mayoría de los americanos mostraban en 2006 una considerable insatisfacción con el estado de la economía. Existe una sensación muy extendida entre la clase media americana de que las recompensas de estos últimos años de prosperidad económica no se han repartido con justicia. Y es cierto que la concentración en la distribución de la renta ha venido aumentando desde 1980.  (Nota de la autora: La traducción es mía)

………………………………………………………………………………………………………………………………….

Además del acuerdo sobre el aumento de las desigualdades, existe acuerdo también sobre que la globalización ha contribuído considerablemente a generar dicho aumento, por dos vías:

–Por un lado, la globalización, al ampliar la escala a la que operan los agentes económicos, amplía también la tendencia propia de los mercados libres de atribuír unas ganancias desproporcionadas a los ganadores y unas pérdidas igualmente desproporcionadas a los perdedores. Esta tendencia de los mercados a repartir sus recompensas y castigos como una especie de lotería, es causa de que muchas grandes fortunas y muchos grandes fracasos económicos tengan un origen fortuíto basado en la pura (buena o mala) suerte, lo cual resulta moralmente reprobable para muchas conciencias en los países desarrollados.

–Y, por otro lado, los datos muestran también claramente que la globalización está aumentando las desigualdades especialmente entre los trabajadores especializados, ejecutivos, directivos de empresa por un lado, y los trabajadores de a pie, por otro. Así, entre 1974 y 1990, los sueldos y bonificaciones de los altos directivos empresa pasaron en Estados Unidos, de ser 35 veces a ser 120 veces el salario medio de los trabajadores.

………………………………………………………………………………………………………………………………

ROBERT KUTTNER: Everything for sale: The Virtues and Limits of Markets   (ALFRED A. KNOFF, 1996)

(p. 88-9) ^ Algunas empresas con rendimientos por encima de la media ^ deben sus buenos resultados a la habilidad, la diligencia y la visión de futuro; pero otras se los deben a la pura suerte ^ A medida que, con la Globalización, el Mercado se hace global, una superestrella de los deportes o del espectáculo puede recibir unos ingresos astronómicos. Y lo mismo es cierto para las empresas líderes de una industria, o para los innovadores tecnológicos ^ de forma que los ingresos de los altos ejecutivos de las corporaciones, de los inversores de éxito, y de las superestrellas mediáticas son múltiplos cada vez mayores de los ingresos de la gente normal ^  (Nota de la autora: La traducción es mía)

Comments are closed

Sorry, but you cannot leave a comment for this post.